Ago 31

DEMONIO DE TASMANIA: UN DIABLO SIN PEZUÑAS

DEMONIO DE TASMANIA: UN DIABLO SIN PEZUÑAS

demonio de tasmania

Uno de los animales que ha sobrevivido en el continente australiano, último refugio de muchas especies, es el demonio de Tasmania. Aunque su nombre indique lo contrario, no estamos refiriéndonos a una criatura diablesca ni mucho menos, sino a una especie de marsupial a la cual los científicos han denominado Sarcophilus harrisii.

A simple vista un demonio de Tasmania puede parecer un perro pequeño, con su pelaje muy oscuro y su cola; sin embargo es mucho más fuerte, tiene una complexión robusta y musculosa, suele lanzar gritos estridentes, tiene un olor desagradable que se genera cuando se siente amenazado y posee hábitos alimentarios muy agresivos.

0. demonio

Es considerado el marsupial carnívoro de mayor tamaño, por lo general se alimenta con carroña proveniente de presas menores. Un dato curioso del demonio de Tasmania es que cuando come usa las patas delanteras para llevarse la comida a la boca. Realizan en solitario el acto de alimentarse; no obstante, cuando tienen abundante comida pueden reunirse en grupos.

Este demonio de Tasmania posee una característica adaptativa muy interesante: es capaz de regular su temperatura, de tal modo que se mantiene activo durante todo el día sin llegar nunca a sobre calentarse. Si bien su apariencia es rechoncha, son animales muy veloces y resistentes, con una extraordinaria agilidad para trepar por los árboles y nadar en afluentes.

Al parecer, en algún momento estos marsupiales fueron considerados una amenaza para el ganado de la isla de Tasmania, por lo cual fueron perseguidos casi hasta el punto de extinguirse. Pero el mito del demonio de Tasmania es que era cruel e implacable, mismo que cedió ante una merecida protección oficial.

3 demonio de Tasmania

Dichas criaturas, es decir el demonio de Tasmania no son monógamas, sino que los machos compiten arduamente por sus hembras y una vez obtenidas las cuidan mucho para evitar posibles infidelidades. Las madres pasan la mayor parte de su vida en los procesos de gestación, parto y crianza. Los pequeños han de luchar duramente por la supervivencia, pues las hembras sólo tienen 4 pezones en sus marsupios y la mayoría de los recién nacidos termina por morir.

Desde 1990, los demonio de Tasmania comenzaron a padecer un raro tumor facial que los ha reducido drásticamente. Por esta razón se les ha incluido en la lista de especies en vías de extinción. Al mismo tiempo, se están llevando a cabo proyectos para minimizar los impactos de la enfermedad y para intentar aislar individuos sanos, lo que podría salvaguardar este demonio de Tasmania para el futuro de nuestro planeta.

 

#TarjetaDeDescuentosAnimalCare

Fuente Curiosidades/Ruth Lelyen.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Loading...