Ene 27

KING KONG NO ERA GORILA SI NO ORANGUTÁN.

 

gorilaY ya se sabe por qué desapareció

Investigaciones han demostrado que el primate más grande que ha existido murió por falta de alimentos vegetales.  Pero no era un gorila como King Kong.  Te invitamos a conocer más sobre estas y otras interesantes curiosidades con relación al Gigantopithecus.

NO ES GORILA, ES ORANGUTÁN.

gorila

Los simios enormes, reales o de ficción, siempre han despertado emociones, desde recelo y temor hasta simpatía y ternura.  Así pasó a la historia King Kong, uno de los personajes más populares del cine, la televisión y otros productos de entretenimiento.

En la pantalla, King Kong es un gorila gigantesco capaz de trabar amistad con los seres humanos y protegerlos, aunque algunos de estos se comporten como animales.  Pero el gorila promedio, aunque es el primate vivo de mayor tamaño, mide 1,70; algo menos que el hombre promedio.

Su peso se sitúa entre 150 y 200 kilos, donde sí supera claramente a los seres humanos, aunque sin alcanzar las estrafalarias magnitudes de las películas. Sin  embargo, el cine no tendría que haberse inventado un gorila monumental.  Hace unos cien mil años vivió un pariente de los orangutanes mucho más parecido en peso y alzada al King Kong cinematográfico.

gorilaEL ROMPECABEZAS DE KING KONG.

«Dadme un hueso y te daré el animal entero», la frase atribuida hace 200 años al fundador de la paleontología y de la anatomía comparada, el naturalista francés Georges Cuvier, ilustra la forma en que la ciencia logró reconstruir al «King Kong real», el Gigantopithecus.

A partir de cuatro mandíbulas y unos pocos dientes, que es todo el registro fósil del que se dispone, se logró armar el rompecabezas de este antepasado de los orangutanes que podía medir 3 metros y pesar media tonelada.  Lo más curioso es que la primera pista sobre la existencia del simio no se encontró como producto de un trabajo de campo sino en una tienda comercial.

gorila

La medicina tradicional china atribuye poderes curativos casi mágicos a los «huesos de dragón» tal como llaman los orientales a los fósiles óseos.  En 1935, un paleontólogo holandés visitó una de estos comercios, no se sabe si en busca de cura o de un hallazgo y encontró un extraño diente, que fue la primera pieza del rompecabezas del Gigantopithecus.

UN KING KONG HAMBRIENTO.

gorila

Al igual que el gorila y otros simios, el Gigantopithecus era vegetariano, sólo que su dieta era algo más exclusiva, ya que prefería el bambú y las frutas.  Sí alguien se lo propusiese, dentro de millones de años se podrían conocer cuáles fueron tus gustos culinarios durante tu tránsito por la Tierra en este lejanísimo (para entonces) siglo XXI.

Quizá no sea posible establecer ahora (para ese momento del futuro profundo seguro que ya lo es) sí alguien prefería las manzanas rojas a las amarillas, o si comía filetes, rechazando las costillas, pero los isótopos de carbono atrapados en el esmalte de los dientes permiten establecer cuál fue la dieta básica de un ser vivo dentado que vivió hace millones de años.

gorila

El Gigantopithecus existió durante casi un millón de años, despareciendo hace unos cien mil, porque los bosques tupidos empezaron a convertirse en praderas y llanuras, privándolo de las bayas y el bambú que constituían su principal alimento.  Mantener un cuerpo de 500 kilos a base vegetales exige un suministro constante, que se vio severamente restringido.  Aunque este «King Kong» convivió con el hombre en Asia, no murió acribillado, sino de hambre.

#TarjetaDeDescuentosAnimalCare

Fuente: Taringa.net / Alcides González

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Loading...