Jul 04

LA SEXTA EXTINCIÓN YA ESTÁ AQUÍ.

 

Sexta ExtinciónEn su historia, la Tierra ha sido azotada por cinco extinciones masivas desatadas por causas naturales o cósmicas; esta vez el responsable es el ser humano.

Sexta ExtinciónExtinción es una palabra que suele evocar imágenes de tiranosaurios, velocirraptores o pterosaurios picudos y de anchas alas.  Todos tenemos algunas nociones sobre la época en que estos gigantescos reptiles vagaron por el planeta y, en general, sentimos una fascinación casi morbosa por sus dientes y garras.  Obviamente, todos sabemos también que ya no existen.  Se extinguieron hace 65 millones de años, en el Cretácico, cuando una bola de fuego cruzó los cielos e impactó violentamente contra la superficie del planeta.Sexta Extinción

Esta fue la última pero no la peor de las grandes extinciones.  Ese dudoso honor le corresponde a la que ocurrió hace 250 millones de años, en el Pérmico, tan masiva que se la conoce como la Gran Mortandad. Otras tres ocurrieron en distintos momentos, desde que hace 3.800 millones de años surgiera por primera vez la vida. Ahora, todo apunta a que asistimos en primera fila a la gran sexta extinción.

Sexta ExtinciónExtinción es una palabra que suele evocar imágenes de tiranosaurios, velocirraptores o pterosaurios picudos y de anchas alas. Todos tenemos algunas nociones sobre la época en que estos gigantescos reptiles vagaron por el planeta y, en general, sentimos una fascinación casi morbosa por sus dientes y garras. Obviamente, todos sabemos también que ya no existen.  Se extinguieron hace 65 millones de años, en el Cretácico, cuando una bola de fuego cruzó los cielos e impactó violentamente contra la superficie del planeta.Sexta Extinción


Esta fue la última pero no la peor de las grandes extinciones.  Ese dudoso honor le corresponde a la que ocurrió hace 250 millones de años, en el Pérmico, tan masiva que se la conoce como la Gran Mortandad.  Otras tres ocurrieron en distintos momentos, desde que hace 3.800 millones de años surgiera por primera vez la vida.  Ahora, todo apunta a que asistimos en primera fila a la sexta gran extinción.

EL HOMBRE INVADE TODOS LOS RINCONES DEL PLANETA.

Sexta Extinción

Esta es la verdadera dimensión del problema y, por primera vez en la historia de la Tierra, la fuerza detrás de este desastre no son el clima, los volcanes o un meteorito.  El responsable de la sexta extinción esta vez es el Homo sapiens.  Un artículo publicado a mediados de junio de 2015, en el que también participó Barnosky, detalla por qué y cómo hemos logrado desestabilizar la biosfera de una manera tan increíble.  Es fácil de resumir: “No hay lugar en la Tierra que no haya sido alterado por los seres humanos”.

Sexta ExtinciónLa Sociedad Geológica Estadounidense apunta que hemos transformado la mitad del suelo disponible y sobra poco más que los de los desiertos, la tundra, las grandes montañas y algún que otro trozo de bosque.  Además, nunca se liberó tanto dióxido de carbono a la atmósfera.  Es algo sin precedentes y tan geológicamente inusual que, según explicaban hace poco varios expertos en la revista Oceanography, es probable que convierta a este periodo en “uno de los más notables, por no decir cataclísmicos, de la historia del planeta”.

QSexta Extinciónuizá nos hemos vuelto insensibles hacia un problema que solo vemos a largo plazo.  Pero debemos empezar a preocuparnos, porque ya convivimos con unas “tasas de extinción comparables a las que existían cuando desaparecieron los dinosaurios”, señala Barnosky.  Y una pérdida de biodiversidad tan dramática pondrá en peligro nuestra propia supervivencia, acercándonos rápido a la sexta extinción.

Sexta ExtinciónLa inmensa mayoría de las especies actuales, nosotros incluidos, evolucionaron para hacer frente a las condiciones climáticas que han existido durante los últimos dos millones de años.  Sin embargo, a partir de ahora, tendrán que afrontar escenarios muy distintos.  “La temperatura media será quizá mayor en 2070 que en cualquier otro momento de la evolución humana”, añade el experto. Sexta Extinción Si el calentamiento sigue su ritmo, en el año 2100 se llegarán a las temperaturas más elevadas de los últimos catorce millones de años.  Es poco probable que las adaptaciones y estrategias de supervivencia que favorecieron a las especies actuales les sean de gran ayuda.Sexta Extinción

Según un artículo publicado en la revista Nature, si no se adoptan medidas para mitigar el cambio climático, entre un 38 % y un 52 % de las especies desaparecerán.  De hecho, hemos llegado tan lejos que algunos cambios son ya inevitables, y es probable que condenen a entre un 22 % y un 31 % de los seres vivos.  El calentamiento actual es tan rápido que ninguna especie dispondrá de tiempo para adaptarse.

Sexta ExtinciónLa única posibilidad, de acuerdo con los estudios realizados por Ken Caldeira, ecólogo de la Universidad de Stanford, es que las plantas y animales se muevan, para acompañar a su rango de temperatura ideal.  Algunos ya lo están haciendo: en los Andes, datos recogidos por Kenneth Feeley, un biólogo tropical de la Universidad Internacional de Florida en Miami, revelan que las plantas del género Schefflera están desplazándose por las montañas a un ritmo de treinta metros al año.Sexta Extinción

Por desgracia, según Caldeira, para acompañar el ritmo acelerado del cambio climático tendrían que escalar diez metros al día.  Quizá algún ser vivo lo logre, pero las probabilidades son escasas.  Incluso los animales que se mueven con facilidad se enfrentan a ciudades, carreteras, presas o zonas deforestadas, barreras que fragmentan el hábitat e impiden su progreso.

Sexta Extinción

Una sexta extinción en masa supone, en términos técnicos, la desaparición del 75 % o más de las especies del planeta en un periodo de menos de un millón de años.  Desde el punto de vista geológico, es sin duda demasiado en muy poco tiempo.  Pero, para nosotros, con una reducida esperanza de vida, no es un evento ni monumental ni notorio.  “La mayoría de la gente no tiene ni idea de que existe un problema”, se lamenta Barnosky.

EL CICLO DE LA VIDA, EN JUEGO.

Sexta Extinción

Incluso quienes son conscientes de ello no se asustan demasiado.  ¿Qué importa si hay leones en África o ranas en Panamá?  Pero la verdad, señala el experto, es que “para que un ecosistema sea capaz de mantener el equilibrio, necesita especies, porque la diversidad asegura la resiliencia (capacidad del ecosistema de sobreponerse a las dificultades)”.  Cuando una especie se extingue, este delicado equilibrio desaparece, lo que provoca un efecto en cascada que amenaza a muchas otras.


Sexta Extinción“Aunque solemos olvidarlo, nuestra supervivencia depende en gran medida de los sistemas biológicos y geoquímicos que regulan el planeta”, señala Barnosky. Todas las especies juegan un papel importante.  La biodiversidad es uno de los factores que sostienen una infinidad de recursos que el hombre necesita para sobrevivir.  Alimentos, agua potable, madera, fibras, combustibles y medicamentos son solo algunos ejemplos de los llamados servicios ecosistémicos.  Y cualquier cambio que afecte a la biodiversidad puede poner en riesgo el acceso a estos recursos.

Sexta ExtinciónUn ejemplo: ¿qué ocurriría en África si no existieran leones?  Sin un gran depredador al acecho, lo más probable es que el número de herbívoros aumentara sin control.  Más bocas comiendo plantas darían origen a importantes cambios en el paisaje, una degradación gradual de la cubierta vegetal, erosión del suelo y un aumento de las enfermedades relacionadas con parásitos como las garrapatas, muy comunes en estos animales.

Sexta Extinción

No sería la primera vez que algo así ocurre.  Hacia el final de la última Edad del Hielo, casi todas las regiones del mundo estaban habitadas por animales que, a día de hoy, consideraríamos gigantescos.  Mamuts, dientes de sable o enormes perezosos desaparecieron, paulatinamente, en una serie de pulsos de extinción que algunos científicos relacionan con la llegada de los seres humanos a sus territorios.Sexta Extinción

En Australia, los grandes herbívoros se extinguieron hace 41.000 años.  Sin animales de gran porte que consumieran la vegetación, los bosques crecieron y acumularon materia orgánica.  Los fuegos eran más frecuentes y, según los sedimentos de esa época, provocaron alteraciones drásticas en el paisaje. Sexta Extinción Donde antes prosperaban especies frondosas, propias de bosques tropicales, empezaron a predominar las plantas adaptadas a climas más secos y con una mayor tolerancia a los incendios, como las acacias.

“Dentro de doscientos años”, argumenta la primatóloga Jane Goodall en el recién estrenado documental Racing Extinction, “las personas van a mirar hacia atrás, hacia este periodo particular de la historia y se preguntarán a sí mismos:Sexta Extinción “¿Cómo es posible que la gente de aquel tiempo permitiera que desaparecieran todas estas criaturas maravillosas?”.  Para la mayoría de los científicos, “el enorme problema ambiental al que nos enfrentamos deriva del crecimiento desmedido de la población humana”, explica Ceballos.  Y añade: “Es imperativo frenarlo.  Si no, tal vez estemos perdidos”.

Sexta Extinción

Ceballos estima que, en menos de tres generaciones, no tendremos acceso a muchos servicios del ecosistema.  Pero evitar una pérdida masiva de biodiversidad es “aún posible si se intensifican los esfuerzos de conservación…  Somos la última generación con el poder de tomar decisiones”, defiende.  Pero lo que sea que hagamos establecerá el mundo en el que viviremos en las próximas décadas y siglos.  No habrá vuelta atrás, y nos estaremos acercando rápidamente a una sexta extinción.

 

 

#TarjetaDeDescuentosAnimalCare

Fuente: muyinteresante.es / Joana Branco.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Loading...