Nov 10

LO QUE CUENTA UNA TELA DE ARAÑA

Tela de araña.Tras analizar el ADN de todas las especies de arañas que tejen tela de araña en espiral el grupo de Miquel A. Arnedo, del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona, ha reescrito un capítulo de la historia de estos artrópodos.

Tela de araña.Las arañas son uno de los productos más exitosos de la evolución.  Existen desde hace 380 millones de años y pueblan hoy todos los continentes.  Son grandes depredadoras y están entre los artrópodos más biodiversos, con 110 familias que se subdividen a su vez en unas 40.000 especies.  De ellas apenas unas miles tejen tela de araña en espiral, pero son estas autoras de las telarañas llamadas orbiculares las que han centrado la investigación de Miquel A. Arnedo y sus colegas.

Tela de araña.La tela de araña en espiral es un invento evolutivo de hace 230 millones de años.  Y hay algo curioso en el registro fósil: unos 60 millones de años más tarde se observa una gran explosión en la diversidad de las arañas tejedoras de estas telas.  ¿Por qué?  La respuesta tradicional es que la variedad de telas en espiral aumentó cuando lo hizo también la diversidad de los insectos voladores; un caso típico de co evolución.

Tela de araña.Arnedo y sus colegas abordaron la cuestión usando por primera vez sólo datos moleculares, y no de morfología.  Buscaron en las bases de datos el ADN de todas las especies de tejedoras de orbiculares, y analizaron en ellas seis genes precisos.  Usando relojes moleculares -que se basan en una tasa de mutación estable para estimar cuándo se produce la diversificación-, los investigadores reconstruyeron el árbol evolutivo de estas telas y de sus creadoras y concluyeron que la diversificación de las telas es unos cien millones de años anterior a la diversificación de los insectos.

Tela de araña.Entonces, ¿por qué esa repentina (relativamente) riqueza en la variedad de orbiculares?  Para Arnedo la razón principal está en la búsqueda de nuevos hábitats: “La abundancia de presas y la complejidad estructural del hábitat son factores que han tenido un papel más importante que el de la diversificación de la presa”, explica.  “Las arañas son depredadores generalistas, comen de todo, así que su estrategia ha sido conquistar cuantos más hábitats mejor, para no competir por recursos”.  Así, hay arañas cuyas telas están pensadas para estar a ras de suelo, otras entre la vegetación…

Tela de araña.

Pero aún hay más.  El árbol que resulta de los datos moleculares muestra que todas las telas orbiculares tienen un origen común; no aparecieron de forma independiente en la evolución, como algunas hipótesis sugerían.

Las primeras telas en espiral atrapaban a sus presas haciendo que se enredaran en ellas, porque estaban hechas de una seda más fina y esponjosa.  Tela de araña.Pero después surgió una solución que ha dado muy buen resultado, porque ha acabado siendo la predominante en las orbiculares: las telas pegajosas, en las que la seda tiene una sustancia que se adhiere químicamente a las patas de las presas.  Hoy conviven las sedas enganchadoras y las pegajosas, aunque las primeras las usan sólo unos cientos de especies y las segundas, unas 20.000.

Tela de araña.

Los investigadores constatan también que la evolución de las telas no sigue en absoluto una tendencia a la complejidad.  Muchas de las telarañas más modernas son también más simples; lo que impulsa el cambio es, de nuevo, la adaptación al hábitat:  Las arañas usan las telarañas más sencillas y menos difíciles de producir en las que quedan bien protegidas de los depredadores, o las Mimetidae, que devoran otras arañas sobre sus telas haciéndose pasar por presas.

Tela de araña.El trabajo, publicado recientemente en la revista Proceedings of the Royal Society B,incluye la muestra taxonómica más completa que se haya estudiado hasta el momento, en cuanto al número de especies de arañas y familias representadas.

LAS ARAÑAS TEJEN SUS REDES PARA ‘SENTIR’ MEJOR.

Tela de araña.La seda de la tela de araña transmite vibraciones a través de una gama de frecuencias.

La araña de jardín o de la cruz construye sus telas de tal manera que la seda actúa de transmisor de señales en forma de vibración con información acerca de sus presas.  Un equipo de científicos de Oxford ha estudiado esta especie de araña y sus telas para comprobar cómo ha evolucionado para convertir las señales que recibe en información útil.

Tela de araña.El método que han utilizado los investigadores es la vibrometría láser.  Los resultados del estudio indican que la seda de la tela de araña actúa como las cuerdas de una guitarra y transmite vibraciones a la araña a través de una gama de frecuencias que se propagan por la tela.

Tela de araña.

La araña es capaz de localizar dónde se está produciendo la vibración. Beth Mortimer, del departamento de Zoología de la Universidad de Oxford explica que las arañas son capaces de cambiar la construcción de la tela mediante un mecanismo que controla tanto la rigidez como la tensión de sus fibras y que esto tiene un efecto directo en la transmisión de las vibraciones que se producen en la tela de araña.  “La araña puede controlar cómo le llega la información sensorial de la tela”, concluye el investigador.

 

#TarjetaDeDescuentosAnimalCare

Fuente: elpais.com / Mónica G. Salomone.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Loading...