Jul 29

LOS CUCOS NO SON PÁJAROS TAN PARÁSITOS COMO SE CREÍA.

 

cucosLos cucos son pájaros muy conocidos en casi todo el mundo. Su celebridad, como ocurre en el caso de muchas aves, no se debe a una agraciada apariencia física o a la belleza de su canto, sino a una singular conducta reproductiva que ha sido considerada históricamente como parásita. Sin embargo, este concepto parece haber cambiado recientemente según las últimas investigaciones, y te vamos a contar por qué.

 

LA CURIOSA ESTRATEGIA DEL CUCO.

 cucos

La conducta reproductiva de los cucos consiste básicamente en el aprovechamiento del instinto paternal de otras aves para que estas críen su polluelo en su lugar. Para ello, ponen su huevo en el nido de la otra ave que recibe el nombre de hospedador, de manera que cuando nace el pequeño cuco, este es alimentado y protegido por sus padres adoptivos, quienes lo reconocen como un hijo propio.

 

cucosDesde el momento que nace, el polluelo del cuco demanda gran cantidad de esfuerzo de los padres adoptivos ya que es una especie que necesita una suma importante de alimentos, con lo que pueden llegar a monopolizar la atención de los padres y provocar la muerte de sus “hermanos” por inanición, si antes no los ha echado del nido.

 

cucos

Esta relación, en la que aparentemente una especie gana a costa de otra que no obtiene ningún beneficio y además se ve afectada, se llama parasitismo. Hasta aquí, el cuco es un ave parásita.

 

DEL PARASITISMO AL MUTUALISMO

 cucos

Sin embargo, un reciente estudio presentado en la prestigiosa revista Science ha cambiado absolutamente el concepto y la forma en la que se veía a los cucos hasta hoy, pues ha demostrado mediante una exhaustiva investigación que ha durado 16 años, que los cucos no sólo no son tan perjudiciales para las aves que los hospedan, sino que además, en algunos casos son beneficiosos, transformado así el parasitismo, en mutualismo.

 

cucosEl estudio se basó concretamente en dos especies, un cuco europeo llamado Clamator glandarius y el córvido Corvus corone corone, que es ampliamente invadido por los cucos cada año. Según los autores del estudio, el monitoreo de los nidos de la especie hospedadoras demostró que aquellos que estaban “parasitados” con cucos, llegaban a producir de media más crías cada año que aquellos que no estaban parasitados, a pesar de la presión que impone el polluelo del cuco sobre sus hermanos adoptivos.

Esto en principio desconcertó a los investigadores, quienes llevaron a fondo el estudio y descubrieron que la causa de estos resultados es la depredación a la que se ven sometidos aquellos nidos en los que no hay cucos invasores. Pero entonces… ¿Cómo protege el cuco a sus hermanos adoptivos de la depredación?

 

 

Pues la respuesta está en el olfato. Los científicos demostraron que los polluelos del cuco segregan por unas glándulas cercanas a la cola una sustancia con un olor muy desagradable que es capaz de ahuyentar drásticamente a los depredadores, sobre todo a los felinos y las rapaces. cucosEsta sustancia está compuesta químicamente por una mezcla de sulfuros y fenoles que son inaguantables para ellos, de manera que evitan acercarse a estos nidos, quedando así protegidos todos sus habitantes.

 

Estos resultados explicarían por qué a lo largo de los miles de años en que esta relación entre las dos aves existe, no hubiera surgido por parte de las víctimas algún mecanismo de defensa eficaz contra la invasión.cucos La respuesta está muy probablemente asociada a este descubrimiento: al final, los cucos han resultado ser más amigos que enemigos.

Curioso descubrimiento, ¿verdad? ¿Qué otras relaciones simbióticas conoces además del mutualismo?

 

#TarjetaDeDescuentosAnimalCare

Fuente: Curiosidades.b. / Daril De la Nuez.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Loading...