Ago 01

LOS MEJORES Y PEORES ENCENDIDOS DE LA LLAMA OLÍMPICA.

Llama olímpica.Momentos inolvidables.

Los Juegos Olímpicos modernos seguramente serán muy diferentes a cómo eran en la antigua Grecia.  A simple vista podríamos incluir las ceremonias de apertura en esas diferencias, por razones obvias de eras.  Pero no sé yo, si las nuestras son más espectaculares que las que podrían haber realizado los antiguos griegos, también conocidos como los amos absolutos del drama.

Llama olímpica.Hoy en día las ceremonias de apertura de los grandes eventos deportivos internacionales son, en sí mismos, un evento aparte.  Hasta la fecha la apertura de las Olimpiadas de Beijing, el pasado 2008, se mantiene como el programa de TV más visto de todos los tiempos (Wow!!!).

Pero no siempre fue tan espectacular.  Generalmente se trataba de la presentación de las delegaciones de los diferentes países participantes y el encendido de la llama olímpica, que cada cuatro años viaja desde su hogar en Olimpia (Grecia), recorriendo el mundo hasta llegar al país anfitrión de turno.

Ahora hay más espectáculo rodeando ese momento cumbre.  Ese momento que abre oficialmente los Juegos y que en muchas ocasiones nos ha emocionado.  Otras veces nos ha dejado pensando quién habrá creído que esa era una buena idea.  Y hoy vamos a intentar repasar alguno de esos momentos inolvidables: Los mejores y peores encendidos de la llama olímpica.

1.-  BARCELONA 1992.

Estos juegos no sólo tuvieron la que se mantiene como la mejor canción de Olimpiadas, ese maravilloso himno de Montserrat Caballé con Freddie Mercury.  Pero el encendido de la llama olímpica es uno de los momentos televisivos que más han marcado mi vida.

Y no es porque fuera demasiado joven e impresionable en aquel entonces, porque aún hoy me sigue pareciendo brutal.

2.- ATLANTA 1996.

Sin dudas la más emocional.  Un Muhammad Ali ya afectado por el Parkinson es el responsable de encender la llama olímpica y con ello abrir los Juegos.  Poco más se puede decir, Ali es uno de los deportistas más admirados y queridos.

3.- BEIJING 2008.

Lo de Beijing fue brutal.  En un despliegue muy Crouching Tiger, Hidden Dragon, el gimnasta Li Ning levitó y realizó un recorrido que emulaba el de la llama, de hecho se veía reflejado a sus pies el recorrido de la antorcha desde Grecia hasta China.

4.- ATENAS 2004.

“Este es el momento que une a los siglos”, esas fueron las palabras con las que el narrador de este video describió el encendido de la llama olímpica en su casa, en Atenas.  Hay algo especial cuando un evento se lleva a cabo donde nació.

5.- LOS ÁNGELES 1984.

Que tengamos que ver a Ronald Reagan decir que “declara” los Juegos inaugurados refleja un poco la agitada vida política que vivía Estados Unidos entonces.  Pero el encendido de la llama olímpica en el Coliseo de Los Ángeles, de la mano (y los pies, pobre cuantas escaleras tuvo que subir) del atleta Rafer Johnson fue genial.

Primero se encienden los emblemáticos cinco aros y finalmente la llama.  Lástima que no estaba más oscuro para apreciarlo mejor.

6.- SÍDNEY 2000.

Para compleja y espectacular esta.  Los australianos no sólo nos echaban en cara a la avispa de mar (o medusa) que es el animal más venenoso del mundo (si total los tienen todos ellos), sino que colocaban a la corredora Cathy Freeman a encender un aro sumergido en el agua, que luego se elevó hasta llegar al lugar donde permanecería encendido por el resto de los Juegos.

Por cierto que Freeman se convirtió en la primera atleta en encender la llama y ganar medalla de oro en las mismas Olimpiadas.

7.- BERLÍN 1936.

No todo es bueno.  Y definitivamente nada nuevo podía salir de la Alemania Nazi.  Olvídense de si el encendido fue impresionante o no (es no), el simple hecho de que Hitler consiguiera tener unos Juegos Olímpicos es malo, pero tener que ver un estadio lleno de gente haciendo el saludo nazi da nauseas.

8.- VANCOUVER 2010.

Es una lástima, porque Canadá es una hermosura de país y el encendido de la llama olímpica en los Juegos de Invierno de Vancouver habría sido fabuloso, si no hubiera fallado tan espectacularmente.

¿Por qué falló?  Para empezar el atleta, Wayne Gretzky “recorrió” el camino en la parte trasera de un vehículo, muy deportista.  Luego uno de los pilares del caldero donde reposaría la llama olímpica no funcionó.

9.- SEOUL 1988.

La intención de Corea del Sur era buena.  La llama entró al estadio de la mano de un legendario atleta que ganó medalla en las infames Olimpiadas de Berlín 36.  Luego se dividió en tres para representar el deporte, academia y artes.  Y antes habían soltado unas palomas blancas para desear por la paz.

Pero, la pobre mujer que llevó la antorcha antes de que se dividiera en tres, casi tuvo que superar el obstáculo que era la gente en la pista.  Y luego aquellas palomas que habían soltado antes decidieron reposar en el caldero destinado a la llama olímpica.

10.- SOCHI 2014.

Ya los juegos de invierno no son tan populares como los de verano, pero los último que vivimos, en Rusia, fueron un desastre desde antes de comenzar.  Casi como un presagio a lo que sería la antesala de Río.

Las instalaciones fueron espantosas y muchos atletas lo manifestaron.  Pero además esto.  Que se apague la antorcha en el recorrido es un infortunio, pero encender la antorcha con un mechero común, como el que usamos a diario, como el que se usa para encender cigarrillos, es como beber vino en vaso plástico.

Ah, sí. Este fue el final.

11.- TORINO 2006.

Quizás los rusos querían emular lo que hicieron los italianos en Torino.  Lo digo por la intención de fusionar los fuegos artificiales y olímpicos.  Pero en del invierno de 2006 fue más emotivo.  Las dos veces campeona olímpica Stefania Belmondo encendía un mecanismo que iniciaba una explosión de fuegos artificiales alrededor del estadio hasta el caldero

 

#TarjetaDeDescuentosAnimalCare

Fuente: batanga.com / Daniela Alberte.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Loading...