Jun 06

MUHAMMAD ALI, EL HÉROE IRREVERENTE.

Muhammad AliCuya lucha anti-racista renueva a los movimientos de hoy.

El fallecimiento de Muhammad Ali, acaecido el viernes 3 de junio del 2016, nos recordó a todos el impacto que el boxeador más grande de todos los tiempos tuvo en el mundo del deporte y en la cultura popular.  Sin embargo, es posible que su aporte más poderoso haya sido ayudar a articular y dar vida a la lucha global contra las injusticias sociales, sobre todo en lo que concierne a la lucha anti-racista y anti-imperialista.

Muhammad AliPero Ali no fue siempre vitoreado por estas hazañas.  Es fácil celebrar su coraje hoy, en un contexto en el que movimientos sociales como Black Lives Matter han logrado, fruto de un trabajo incesante, darle una voz fuerte a la comunidad negra de los Estados Unidos y, a su vez, han inspirado a movimientos anti-racistas en países europeos.

Una simple búsqueda en google, o un visionado del fascinante documental When we were kings (1996), sobre su famosa pelea contra George Foreman, revelan que mirar cualquier entrevista con Muhammad Ali es un absoluto deleite.  Su tono irreverente, sus bromas ingeniosas, sus juegos de palabras, hacían desternillar de risa a los periodistas y espectadores.

EL CARISMA DE ALI ERA COLOSAL.

Flota como una mariposa, pica como una abeja.  La mantra de Ali en el cuadrilátero también podría aplicarse a su manera de luchar contra el racismo asesino y desgarrador que Ali y su comunidad vivieron en los Estados Unidos durante gran parte del siglo XX y que, como un tumor infestado, no deja de enfermar y aquejar al país norteamericano.

Muhammad Ali

No es solo que Muhammad Ali no se quedara callado.  No es solo que callara a todos con sus observaciones agudas y brillantes sobre el racismo como constructo social.  No es solo que cada una de sus entrevistas sobre las injusticias sociales se lean como un curso de pensamiento post-colonial.  Es el hecho de que lo hiciera todo, en gran medida, solo.

Muhammad Ali

Porque, en aquella época, sus ideas simplemente no eran populares.  No lo eran entre el establishment, lo que es lógico, pero tampoco lo eran en ciertos círculos de la lucha anti-racista, que prefería los ideales pacíficos de Martin Luther King Jr. al antagonismo político de Malcolm X, con quien Ali tenía una relación muy estrecha.

DERECHOS CIVILES, DERECHOS QUE MOLESTAN.

Muhammad Ali

Oponer ideológicamente la lucha de Martin Luther King Jr. a la de Malcolm X sería un sin sentido histórico.  Pero sí es justo señalar que la lucha del primero, basada en la resistencia pacífica, el boicot, y el entendimiento entre las comunidades, fue ampliamente preferida a la retórica del segundo.

Muhammad AliMalcolm X rechazaba la integración y defendía el derecho del oprimido a responder con violencia.  Defendía la supremacía negra como manera de reconstruir la autoestima y el orgullo de la comunidad negra estadounidense, aniquilado tras cientos de años de esclavitud, tortura, masacre y humillación cotidiana.

Muhammad AliHistóricamente, el legado atribuido a Martin Luther King Jr. fue elegido por sobre el de Malcolm X, cuyo objetivo de justicia era demasiado inconveniente, ya que implicaba cuestionar y reconstruir enteramente el sistema social, político, económico y cultural de los Estados Unidos.

MUHAMMAD ALI VS. LA DESPOLITIZACIÓN.

Muhammad Ali

El discurso de Muhammad Ali era descarado y punzante.  ¿Controversial?  Sin duda.  Pero es justo decir que Ali había entendido, desde el inicio, el poder de la provocación.

Muhammad Ali se levantó contra la cultura color blind, ciega a los colores, ciega a las diferencias raciales creadas social y políticamente.  “Yo no veo el color”.  Muhammad AliEso es mentira, decía Ali, vemos los colores y tenemos prejuicios enterrados bajo la piel, y negarlos no nos lleva a nada.

Muhammad AliEl único que no ve el color es el blanco, porque tiene el privilegio de poder hacerlo, y porque su color es considerado como un no-color transparente, como la norma, como la representación absoluta de la humanidad.

“Todos somos iguales”. Otra mentira.  No somos iguales ante las posibilidades económicas, sino, ¿por qué en Estados Unidos y en Europa las clases más bajas y más vulnerables están siempre, sin excepción, constituidas en su mayoría por personas no blancas?  Muhammad AliNo somos iguales ante la política y la justicia, porque las minorías etno-raciales se ven infra representadas constantemente.

No somos iguales social ni culturalmente, porque algunas culturas son “civilizadas”, “iluminadas” y tienen el privilegio de ser percibidas como complejas, mientras que otras son reducidas a sus peores y más bárbaros exponentes.

En el video siguiente (sin subtítulos), el boxeador se burla de una mujer blanca que le dice que ella también es una minoría, ya que es inglesa y vive en los Estados Unidos.

¿Acaso esa mujer pertenece a una minoría?  Matemáticamente, sí.  Eso no significa que sea una minoría en el sentido político, ya que su estatus como “persona inglesa”Muhammad Ali no determina que viva ninguna injusticia en particular, ni que esté expuesta al maltrato sistémico que las minorías etno-raciales sufren en Estados Unidos y en Europa.

Muhammad Ali luchó valerosamente contra la despolitización en los debates públicos sobre el racismo.  Ali ayudó a numerosas generaciones de activistas anti-racistas a articular el hecho de que el racismo no es un acto personal, basado en la moral individual, sino que es un sistema de opresión político, social y económico.

Muhammad Ali

Ali también criticó la película “Rocky II”, argumentando que la trama de la película construye el mito de un boxeador blanco que representa los valores estadounidenses y se convierte en leyenda.  Para él, la leyenda era él, y él no era blanco.

Para Ali, Rocky construía una realidad mediática más apropiada y cómoda que se ajustaba a los intereses de un país en el que la mayoría de los puestos de poder político y económico son ocupados por blancos, mientras que, según las estadísticas, de tres hombres negros, uno de ellos pasará tiempo de su vida en prisión.

DECISIONES QUE SIGUEN CAMBIANDO LA HISTORIA.

Muhammad Ali

Para Muhammad Ali, Cassius Clay era un nombre de esclavo, ya que era herencia de sus antepasados esclavizados.  Cuando se unió a la Nation of Islam, un movimiento religioso basado en el Islam, tomó el nombre de Muhammad Ali, basándose en el nombre del profeta.  Con este acto tan simbólico como potente, le enseñó a las minorías etno-raciales a conocer su propia historia y a tener una actitud activa y crítica hacia sus propios orígenes.

Muhammad AliCuando se vio obligado a participar de la guerra en Vietnam, Ali se rehusó, citando su oposición a la violencia imperialista y racista llevada a cabo por el gobierno de los Estados Unidos tanto en su política interna (contra la comunidad negra y otras minorías) como en sus numerosas intervenciones externas.  Tuvo que pagar una multa, pasó tiempo en prisión y perdió su título.

Para la retórica de algunos grupos anti-racistas actuales, como Black Lives Matter en Estados Unidos, y el Partido de los Indígenas en Francia, la actitud y acciones de Muhammad Ali Muhammad Alison más que inspiradoras: son la base misma de sus reivindicaciones.

40 años más tarde, sus palabras son re evaluadas y cobran un sentido cada vez más poderoso, en la medida que el debate actual sobre las injusticias sociales tiende más a la politización del discurso.  Alejándose de las banalidades al estilo “yo no veo el color”, la lucha anti racista actual, tanto en Estados Unidos como en Europa, logra afirmar su crítica del racismo como evento sistémico.

40 años más tarde, seguimos aprendiendo de Muhammad Ali.

 

#TarjetaDeDescuentosAnimalCare

Fuente: batanga.com / Zulma Saadoun.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Loading...