Dic 16

PERROS PROCLIVES A ESTRÉS.

PERROS PROCLIVES A ESTRÉS.

 estrés

Si tu perro parece agobiado, cansado o triste sin motivo alguno mostrando desinterés al juego o la convivencia; si determinadas cosas, personas o situaciones lo alteran rápidamente provocándole jadeo, agresividad, temblores, ansiedad, hiperactividad, timidez o miedo; si no come, no sale de su perrera o se aísla la mayor parte del tiempo sin motivo aparente y si presenta conductas desagradables o extrañas puede ser que esté estresado.

 

INTRODUCCIÓN. 

0.- perrito estresado x nada

El universo de pruebas científicas realizadas hasta ahora para identificar las razas y perfiles de los perros propensos a estrés no puede considerarse aún absoluto. Es difícil por el momento hacer una ponderación precisa de la propensión que cada raza tiene al estrés y aventurarse en ello llevaría a estigmatizar injustamente algunas razas. En su libro Stress in Dogs, Martina Scholz publica los resultados de una encuesta con 40 preguntas para determinar signos de estrés en los perros de 224 personas. Lamentablemente no hace referencia a razas específicas y por su método no puede considerarse como un trabajo científico.

 

Debido a lo anterior, tomando en cuenta las reservas de esta limitante y las que de manera individual cada perro presenta en respuesta al estrés en su genética y ambiente, a fin de llenar todos los objetivos de este artículo relativos a identificar las razas más proclives a estrés, en la catalogación sólo se hará mención de raza específica cuando existan datos suficientes de respaldo, de otra manera, los comentarios se harán agrupando a los perros según su función zootécnica original.

 perro estresado

LOS PERROS Y EL ESTRÉS.

 

A la fecha se dispone ya de un número considerable de estudios científicos sobre el estrés en los perros, mismos que han venido perfeccionando a través del tiempo la conceptualización del tema e identifican situaciones y condiciones que desatan estrés, así como algunos perfiles individuales de nuestros compañeros caninos que son proclives a sus efectos nocivos.

 

Perros con restricciones sociales y espaciales muestran altos niveles de cortisol en saliva y orina que indican estrés crónico (Beerda, 1999). En ambientes de residencia pobres (reducidos y sin estímulos positivos) los perros pueden desarrollar comportamientos anormales que también son signos de estrés crónico (Beerda, 1999). Algunos comportamientos asociados con estrés incluyen postura muy baja de cuerpo, comportamientos orales, bostezos, inquietud y agitación (Beerda, Schilder, Van Hoof, De Vries y Mol, 1998). Otros comportamientos observados en perros que pasan solos el día en casa incluyen movimientos repetitivos tales como deambulación, golpear o rebotar contra la pared, perseguir su cola y lamer o morder sus costados (Hubrecht, Serpell y Poole, 1992). El exceso de tiempo que pasa un perro dentro de su perrera produce estrés crónico y detona comportamientos repetitivos, vocalizaciones y coprofagia ((Beerda, 1999; Hetts, Clark, Calpin, Arnold, yMateo, 1992; Hubrecht, 1992). La pérdida de un compañero, humano o animal, produce apatía e indiferencia en los perros como signo de estrés (Broom y Johnson, 1993).

 estress

Perros que llegan o residen en centros de rescate caninos (refugios) desarrollan comportamientos asociados con los pobres ambientes de bienestar que imperan en esos centros, algunos de los principales son los siguientes: deambular en círculos, arañar, morder o golpear la pared, rejas u objetos, ladrido constante sin motivo aparente, caminar sin sentido ininterrumpidamente, perseguir su cola, tomar agua en exceso, jadear, mordisquear, lamer, mover la cola, intentar escapar, apatía y permanecer oculto (Stephen y Ledger, 2005). Las conclusiones de esos estudios, en consideración personal, también pueden ser útiles en muchos casos particulares en que los perros son mantenidos en ambientes familiares o criaderos con condiciones parecidas a las de tales refugios caninos.

 

Un punto que es importante destacar, también derivado de estudios respectivos, es que la eutanasia en perros es motivada principalmente por comportamientos indeseables más que por enfermedad. Esto pudiera indicar, a título personal, que muchos perros están siendo sacrificados injustamente por causa del estrés que casi siempre causan los tutores responsables.

 estress 1

El cambio y enriquecimiento de ambiente, la interacción con humanos y estímulos positivos puede influenciar el comportamiento de los perros (Wells y Hepper, 2000; Urska, Kos, 2005). Tener libertad para controlar su ambiente y satisfacer sus necesidades sociales son factores que contribuyen al bienestar de los perros (Hubrecht, 1995).

 

Una estrecha relación combinada con práctica conjunta de ejercicio entre el tutor y el perro produce en éste mayor obediencia y mejor comportamiento, signo de ausencia de estrés. Los problemas de agresión disminuyen mientras más fuertes son los lazos y la relación entre el tutor y su perro. El surgimiento y permanencia de problemas de comportamiento se encontró ligado a la escasa cantidad de tiempo dedicado al perro; los horarios y cantidades de alimentación (repartir el alimento en horas y cantidades variadas motivó estrés); ubicación inadecuada del lecho para dormir; inexistencia de experiencias previas de los tutores con otros perros y escasa o nula práctica de ejercicio tutor-perro (Lefebvre, Diederich, Delcourt, Giffroy, 2006).

 estressado

El uso de collares eléctricos produjo reacciones que suponen estrés, como posturas bajas del cuerpo, alto nivel de chillidos y aullidos, miedo, dolor, retirada, agresión y lengüeteo (Schilder, Van Der Borg, 2003).

 

El enriquecimiento del ambiente del perro mediante juguetes, principalmente los utilizados para alimentación, mejora el apetito y actividad del perro y reduce la frecuencia de ladridos, la coprofagia y los comportamientos estereotipados o movimientos repetitivos (Schipper, Vinke, Schilder y Spruijt, 2008).

 

PERROS PROPENSOS A ESTRÉS.

 chihuahua

Muchas razas de perros en el cumplimiento de su función original desarrollaron características que les permitieron soportar cargas considerables de estrés. Los perros utilizados en la guerra, los gladiadores que peleaban con sus iguales u otros animales en las arenas y anfiteatros, los que rastreaban víctimas en la nieve o rescataban náufragos en el mar, los utilizados para protección y seguridad personal, familiar o del ganado, los que sujetaban la presa durante la cacería, los sabuesos y perros de rastro, los de muestra, los cobradores y levantadores de caza para tierra o agua, los perros de tiro para tierra o nieve, los tipo terrier y teckel, todos estos fueron expuestos constantemente a situaciones de estrés que les ayudaron a evolucionar a través de la cría selectiva enfocada hacia los ejemplares más aptos para manejar las condiciones de estrés a que eran expuestos.

 

No obstante a que en la encuesta referida previamente Martina Scholz los sitúa como más propensos a estrés, la mayoría de razas de estos grupos son capaces de adaptarse bien a situaciones de estrés, aunque algunos ejemplares de las razas Doberman, Gran Danés, Dálmata, Beagle, Cocker y algunos terriers pueden manifestar episodios de estrés crónico.

 dalmata

Los lebreles son los atletas de alto rendimiento del reino canino, perros que estuvieron expuestos a constante ejercicio (considerado como estresor). Su estructura física está construida para la velocidad y la resistencia, están siempre alertas y reaccionan con rapidez. Dentro de este grupo existen razas como el Lebrel Italiano y el Whippet que son proclives al estrés.

 

El grupo de perros spitz y tipo primitivo cuenta con razas de carácter independiente y nunca demasiado dócil, como el Chow chow por mencionar una de las más conocidas. La mayoría son perros naturales y poco manipulados por el hombre. Esas características, por lo regular, los hacen incompetentes en ambientes citadinos donde algunos ejemplares muestran signos de estrés en diferentes formas.

 

Dentro del grupo de perros conductores de ganado las razas Border Collie, Pastor Alemán y Boyero Australiano cuentan con algunos individuos que son propensos a estrés. Hipotéticamente pudiera ser causa de su genética derivada de su trabajo original que, de por sí estresante, les demandaba mantener su estamina durante 10 o 12 horas y, a veces, también durante la noche, día tras día, estación tras estación. Ahora, en un ambiente donde no son exigidos en ese sentido pueden desequilibrarse.

 dstres

En el grupo de perros de compañía tal vez se encuentra el mayor número de perros proclives a estrés. Su apego al humano los hace muy sensibles a la ausencia o abandono de éste. También, por su historial de ser los preferidos de damas, niños o la realeza, durante siglos han sido tratados con consentimiento, algunas veces como verdaderos reyes, por lo que están acostumbrados al dominio y, con frecuencia, aborrecen la disciplina. Esta situación los hace muy sensibles al trato estricto (no necesariamente rudo) que puede provocarles episodios de estrés.

 

#TarjetaDeDescuentosAnimalCare

Fuente Animales de Compañía.

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Loading...