Sep 22

¿QUÉ PUEDO HACER DÍA A DÍA PARA CUIDAR A UN SER QUERIDO CON LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER?

Alzheimer“Dejarle hacer (mientras puede) las tareas, porque si no anulamos a nuestro ser querido”, sintetizó Victoria Repiso, Directora de AUDAS (Asociación Uruguaya de Alzheimer y Similares) y profunda conocedora del tema desde la experiencia, como hija de padres que sufrieron demencia.

AlzheimerMás allá de nuestros miedos, no deberíamos prohibirle a un paciente con alzheimer que haga las actividades que más amaba y le hacían feliz.  Por supuesto que debemos tomar precauciones, pero nunca condenarlos a la inmovilidad, porque esto no es más que condenarlos a la muerte, según el especialista uruguayo Henry Engler.

Puede que tú, como tantas otras personas, pienses que después del diagnóstico el paciente pierde la completa noción de la realidad y con ella los sentimientos y emociones.  Pero déjame contarte que este concepto está muy alejado de la verdad.  Las personas con alzheimer sufren mucho; la incertidumbre de querer saber algo que no recuerdan o la sensación de estar perdidos, entre otros síntomas, representan un duro impacto.

Entonces, ¿qué podemos hacer para cuidarlos?

AlzheimerLA HIGIENE PERSONAL.

La hora del baño puede ser todo un desafío, por lo que, para facilitar la tarea, es recomendable tener en cuenta las siguientes consideraciones.

AlzheimerSi demuestra incomodidad al momento de desnudarla, no le quites toda la ropa de una, hazlo por partes.

Para una mayor seguridad, incluye en el baño elementos como alfombras antideslizantes, una silla o banco para sentarse o un objeto firme de apoyo.

Alzheimer

Si la higienización es un motivo de discusión, opta por llevarla a cabo cuando el paciente está de buen humor.

En la medida de lo posible, deja que haga por sí solo lo más que pueda.

Es una gran idea transmitirle que este es un momento de placer y relajación.

AlzheimerIR AL BAÑO.

En la mayoría de los casos, los pacientes con alzheimer olvidan dónde se encuentra el inodoro, la forma de utilizarlo y cuándo tienen que ir al baño.

Para facilitar esta tarea, tu ayuda puede ser trascendental, sobre todo en las pequeñas acciones previas:Alzheimer

Dejar la puerta del baño abierta o colocar un cartel con letras grandes puede facilitar que el enfermo encuentre el baño.

Fijar una rutina para ir al baño.

El uso de ropa cómoda y fácil de quitar también puede simplificar la tarea.

AlzheimerLA HORA DE VESTIRSE.

No cambiar de ropa puede ser un signo precoz de alzheimer y por eso debemos estar alertas.  Si nuestro ser querido viste igual cada día y no muestra intenciones de cambiar su vestuario enciende la luz roja.

Una vez que el diagnóstico de alzheimer es una realidad, y que la enfermedad vaya avanzando, el paciente necesitará ayuda para vestirse.  Entonces, es importante:vestir


Evitar ropa con cierres complicados.

Elegir zapatos de goma antideslizante.

Dejar la ropa en el orden que debe ponérsela y procurar que se vista con independencia el mayor tiempo posible.

Repetir las indicaciones de ser necesario (y sin enojarte, por favor).

AlzheimerEL USO DE LA COCINA.

En sus fases más tempranas, el alzheimer no limita a las personas a cocinar. En nuestro afán de sobre protección, somos nosotros mismos los que en ocasiones podemos limitarlos y empeorar, de esta manera, su situación. Y es que al perder el hábito pierden la práctica y con ello también incrementa la desmotivación y el avance de la enfermedad.Alzheimer

Lo mejor es dejarlos realizar todo lo que ellos hicieron cotidianamente en su vida, tomando las precauciones necesarias, como:

Retirar los instrumentos filosos con los que puedan lastimarse.

Evitar dejar elementos parecidos juntos.

Tener instalaciones seguras.

AlzheimerUNA EXPERIENCIA DE LA QUE TODOS PODEMOS APRENDER.

Esta es una de las tantas experiencias que le tocó vivir a Victoria Repiso junto a su mamá, enferma de alzheimer:

Una vez quería salir y quería salir.  Y mi papá me decía: ”No le hagas caso, Victoria”.  AlzheimerY yo le pregunté: ”¿Qué pasa mamá?”.  Me dijo que quería irse a su pueblo a ver a su padre y sus hermanos (ella había vivido en un pueblito de 300 personas, al sur del País Vasco).

Le pregunté si quería que la acompañara.  Mi papá no se mostró a gusto, pero le dije despacito que me dejara salir solo 20 minutos con ella.  Y salimos, fue hasta al dormitorio se puso un abrigo y nos fuimos ”al pueblo” y comenzamos a caminar por bulevar.  Ella se quejaba del ruido, de la cantidad de gente que había caminando en la calle, de los autos grandes (que en realidad eran ómnibus pero ella ya había perdido vocablos).  Seguimos caminando y cuando la vi que ya aflojaba le dije para volver e ir a tomar café con leche con papá y me dijo: “Sí, sí, vamos”.

Alzheimer

Cuando llegamos, papá estaba con los ojos rojos de tanto llorar y me preguntó cómo nos había ido.  Le dije que bien, que lo que quería enseñarle (a él) es que a las personas cuando están estancadas en algo que quieren salir o quieren hacer es mejor sacarlas de ambiente.  De esta manera, ese sentimiento pasa.

AlzheimerSi vives en confrontación todo el día te desgasta, te mata, el estrés que genera es tremendo y te lleva a tener hipertensión, colesterol alto y hasta diabetes.

La enfermedad de Alzheimer es muy compleja y posee muchísimas aristas.  Por este motivo, para enfrentarla, necesitamos conocimiento y, por sobre todo, mucho cariño y paciencia para consolidar una buena calidad de vida, más allá de las adversidades.

 

#TarjetaDeDescuentosAnimalCare

Fuente: batanga.com / Julieta Carballo.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Loading...