Feb 16

TODO SOBRE LA LEISHMANIOSIS CANINA:

TODO SOBRE LA LEISHMANIOSIS CANINA:

La leishmania no es un juego

 0.- Todo sobre la leishmaniosis canina

Todos los tutores responsables de perros hemos oído hablar alguna vez de la temida leishmaniosis. Y es que esta enfermedad es mortal en muchas ocasiones, y en otras supone un calvario para el perro enfermo (y para sus tutores), que necesitará un estricto seguimiento de por vida para lograr controlar los síntomas.

 

Se conoce coloquialmente como ‘enfermedad del mosquito’, ya que es una mosca (flebotomo) la que transmite el parásito (leishmania infantum) a través de su picadura.

 mosco que produce la leishmaniosis

Aunque la leishmaniosis existe en todo el mundo, dependiendo de la zona geográfica y climática donde se encuentre el perro, habrá más o menos posibilidades de que contraiga la enfermedad. Por ejemplo, la probabilidad subirá si nuestro amigo habita al aire libre, en una zona húmeda y en meses calurosos (más de 15 grados). El peligro también se multiplica en las horas de menos luz, ya que es cuando el insecto busca alimento.

 

LOS SÍNTOMAS.

 1.- Los síntomas

Si notamos que nuestro perro está perdiendo pelo en algunas partes de su cuerpo, si le crecen las uñas de forma anormal, si tiene úlceras en el borde de las orejas, sangre en la orina, conjuntivitis, diarrea… puede ser que esté enfermo de leishmaniosis. No obstante, la sintomatología cambia mucho en cada animal, por lo que es vital visitar al veterinario para realizar un diagnóstico. Hay que recalcar que algunos perros no presentan síntomas, pudiendo llegar a permanecer “”sanos”” durante meses o años.

 

Algunas razas parecen ser más propensas a padecer la leishmaniosis. Hablamos de Bóxer, cocker spaniel, rottweiler y pastor alemán. Y además de la raza, hay otros factores, como la edad, la genética o el estado inmunológico, que también influyen en el desarrollo de la enfermedad.

 3.- diagnostico

Pero, ¿qué hace que unos perros enfermen y otros no? Simplemente, el sistema de defensas del perro. Sólo aquellos animales cuyo sistema inmunitario ofrece una respuesta inadecuada desarrollan la patología. El resto, aunque estén igualmente infectados, podrían llegar a convivir toda su vida con el parásito sin que éste les ocasione problemas.

 

LA LEISHMANIOSIS EN HUMANOS.

 Todo sobre la leishmaniosis en humanos

Sí, la leishmaniosis también es un problema para la salud pública. Y es que puede afectar al ser humano, especialmente en países poco desarrollados. En el primer mundo es poco frecuente y se controla mucho mejor que en el perro, pero se dan casos en personas que son más sensibles a la enfermedad: bebés, enfermos de SIDA, trasplantados, pacientes oncológicos, etc.

 DIAGNÓSTICO.

Una de las claves para combatir la leishmaniosis es hacer un diagnóstico precoz para saber si el perro ha contraído la enfermedad. Un test sencillo nos puede decir si nuestro perro está infectado o no. En caso de que el resultado sea positivo, tendremos que someter a nuestro mejor amigo a otras pruebas para confirmar la enfermedad.

 LA LEISHMANIOSIS CANINA

CÓMO PREVENIR LA LEISHMANIOSIS.

 

Este apartado es de vital importancia si queremos evitar, en la medida de lo posible, que nuestro perro caiga enfermo. Hay dos maneras de evitar el desarrollo de la leishmaniosis:

 

– Evitar el contacto con la mosca transmisora.

– Actuar sobre el parásito.

 

PRÁCTICAS RUTINARIAS ACONSEJADAS.sintomas

 

.- Alojar el animal en el interior de la casa en las horas en las que haya menos luz solar.

.- Disminuir el nivel de luminosidad de la vivienda.

.- Cuidar las entradas de la casa por donde puede penetrar el flebotomo (puertas y ventanas).

.- Usar mosquiteras, ventiladores e insecticidas.

 

INSECTICIDAS Y REPELENTES APLICADOS AL PERRO.

 2.- qué hace que unos perros enfermen y otros no

En el mercado tenemos buenos aliados para luchar contra la picadura de la mosca transmisora. Collares y pipetas disminuyen la probabilidad de que nuestro perro contraiga la leishmaniosis, además de suponer un apoyo importante para que no se transmita la enfermedad a otros animales. 

 

El problema es que no garantizan un resultado del 100%, por lo que son una medida de prevención sustancial, pero no la definitiva.

 

LA IMPORTANCIA DE VACUNAR A NUESTRO PERRO.

 4.- medidas preventivas

La vacuna contra la leishmaniosis canina enseña al sistema inmune del perro a defenderse correctamente del parásito, reduciendo drásticamente el riesgo de que desarrolle la enfermedad cuando sufra una infección “”real””.

 De hecho, es la única medida preventiva que actúa cuando nuestro perro ya tiene el parásito en su organismo. Y es que mientras los insecticidas y repelentes tópicos reducen las picaduras, la vacunación la vacunación protege al animal aunque sufra la picadura de un flebotomo infectado.

 Son necesarias tres dosis el primer año de vacunación y una inyección anual de recuerdo los próximos años.

 

Algunas claves de la vacuna son las siguientes

 – El animal debe estar libre de leishmaniosis.

– Sólo se pueden vacunar perros con buen estado de salud general.

– Puede aplicarse al perro a partir de los seis meses de vida.

– Quedan excluidas de vacunación las hembras en gestación.

– Para proteger a nuestros perros, lo ideal es combinar collares y pipetas con la vacunación.

 

TRATAMIENTO.6.- TRATAMIENTO 2

 Si nuestro perro tiene leishmaniosis, debemos saber que no todo está perdido. Existen tratamientos que aumentan su posibilidad de sobrevivir y que mejoran los síntomas notablemente. Hay perros que viven bien durante muchos años y con una buena calidad de vida. También es cierto que estos tratamientos son caros, laboriosos, pueden presentar efectos adversos y no libran al perro de posibles recaídas.

 

EL MES DE LA LUCHA CONTRA LA LEISHMANIOSIS.

 

A lo largo de este mes de febrero está teniendo lugar el mes de la lucha contra la leishmaniosis.

 6.- TRATAMIENTO

El objetivo es hacer que la sociedad en general y en especial los tutores responsables de perros, tomemos consciencia de lo que es la leishmaniosis, un problema grave contra el que podemos luchar a través de buenas prácticas diarias, pero sobretodo, con la ayuda de los avances científicos. El fin es proteger a nuestros animalitos de una enfermedad dolorosa y muchas veces mortal.

 

Anticiparnos al periodo de transmisión de la enfermedad (primavera y verano) es la clave: en nuestras manos está la victoria de cada pequeña batalla librada contra la leishmaniosis.

 

¡No esperes ni un día más y habla con tu veterinario!

 

#TarjetaDeDescuentosAnimalCare

Fuente: Mascotas Facilísimo. / Fidel.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Loading...